Se discute sobre la situación de las Mujeres Indígenas y la Tenencia de Tierras Comunales en Seminario Internacional en Ecuador

Thursday, February 2, 2017

Raquel Reynoso - Asociación Servicios Educativos Rurales (SER)

La situación de las mujeres indígenas y la tenencia de tierras comunales fueron ejes de discusión e intercambio en el Seminario Internacional “Tierra, Territorios y Comunidades, aporte al debate desde los pueblos del norte de los Andes” llevado a cabo el 15 y 16 de diciembre del 2016 en Cayambe, Pichincha en Ecuador.

Dicho seminario promovió el intercambio y debate sobre las estrategias y los mecanismos jurídico-políticos utilizados por las comunidades, pueblos y autoridades locales indígenas para el uso, acceso y gestión de sus tierras, territorios y recursos naturales comunitarios; incorporando la mirada de las mujeres indígenas y afrodescendientes de Nicaragua, Ecuador y Perú.

Si bien es cierto que hay un avance en materia legislativa en diversos países respecto a la titularidad de tierras individuales para las mujeres –en la medida en que se debe incluir en el título de propiedad a la conyugue o conviviente–, existen todavía muchas mujeres que trabajan sus parcelas pero que no tienen título de propiedad sobre estas. La situación es diferente cuando se trata de tierras comunales. En Cayambe, por ejemplo, las organizaciones de mujeres tienen una participación activa en las organizaciones comunales, lo cual no necesariamente significa que deciden sobre el uso de sus territorios y los recursos. Una situación distinta se da en Perú, donde las mujeres de las zonas andinas aún no pueden participar con voz y voto en las asambleas comunales debido a que no son consideradas comuneras calificadas y, por consiguiente, no pueden decidir sobre la tierra y territorios que habitan y/o trabajan.

Esta situación es muy complicada si consideramos que la mayoría de los territorios de los pueblos indígenas en América Latina y el Caribe están amenazados por la expansión de las empresas extractivas de minerales, hidrocarburos y tala de bosques, entre otros recursos. El evento dio cuenta de la situación que se vive en ciertas zonas en donde algunos dirigentes aceptan dinero de las empresas para que estas puedan obtener la licencia social para el inicio de las actividades extractivas, lo cual es criticado duramente por las mujeres indígenas. En este escenario, se destacó que es fundamental que las mujeres formen parte de las directivas de las comunidades y las organizaciones indígenas para que participen en la toma de decisiones sobre los asuntos que les consciernen.

Sin lugar a dudas, el tema de la titularidad de los predios comunales es un denominador común en la región. La mayoría de organizaciones indígenas en América Latina se encuentran en proceso de exigir a sus Estados que titulen sus predios comunales para tener seguridad jurídica sobre estos. La falta de títulos de propiedad comunal, aunado al incremento de concesiones a empresas extractivas, ha acrecentado dramáticamente la conflictividad social y la criminalización de la protesta, registrándose decenas de asesinatos y vulneraciones hacia defensores de derechos humanos. Entre los casos figura el de Berta Cáceres en Honduras y el de Máxima Acuña de Chaupe en Perú, quien padece de constantes amenazas e intimidaciones por parte de una empresa minera; son dos casos emblemáticos que muestran la lucha de las mujeres indígenas por defender sus tierras y territorios.

En este marco, el Seminario Internacional fue una oportunidad  para intercambiar enfoques de trabajo entre las Estrategias Nacionales de Involucramiento a favor de una gobernanza de la tierra centrada en las personas (ENI) que se impulsan en varios países de la región –entre ellos Perú, Colombia, Ecuador y Nicaragua, presentes en el evento– para sumar esfuerzos. Lo aprendido en el evento fue de gran importancia debido a que el trabajo de las ENI se caracteriza por potenciar las experiencias locales y permitir la incidencia sobre políticas públicas en pro de las personas que trabajan la tierra a partir del intercambio que se suscita por el impulso de las ENI. Otro de los puntos positivos de las ENI es  que permiten la acción conjunta para la protección a defensores y defensoras de derechos humanos vinculadas a temas medioambientales y a la defensa de los  territorios indígenas.

Muchas de las instituciones y organizaciones coincidieron en que una de las estrategias es la difusión y presentación de la problemática de la tenencia de la tierra a instancias internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Así mismo, todos/as los/as asistentes a este evento coincidimos en que es fundamental el fortalecimiento de organizaciones indígenas y, principalmente, de las mujeres, dado que estas se encuentran en mayor desventaja respecto al conocimiento de sus derechos y los mecanismos para defenderlos. De la misma manera, es necesario desarrollar las capacidades de las mujeres para que puedan desempeñarse en cargos dirigenciales a nivel de sus comunidades y organizaciones indígenas. Por ello, el compartir materiales de capacitación e investigaciones realizadas por las diversas instituciones y organizaciones de las ENI resultó muy provechoso en este evento, pues  se trata de sumar esfuerzos y replicar experiencias positivas.

En definitiva, participar en el Seminario contribuyó a visibilizar el trabajo que se viene desarrollando en las diversas ENI y a promover sinergias por lograr un objetivo común: que se produzca una gobernanza responsable y equitativa de la tierra y el territorio en donde se coloque al centro a las personas que trabajan y viven de esta.