Las Comunidades Campesinas en el sieglo XXI

Situación actual y cambios normativos

A diferencia de los últimos años el 2004 ha sido muy significativo para la presencia de las comunidades campesinas y los pueblos indígenas en la agenda nacional. El acuerdo del Congreso de reformar y actualizar las leyes de las comunidades campesinas y nativas con participación de los comuneros, los sucesos de Ilave y la participación decisiva de comunidades aymaras en la crisis suscitada en este gobierno local y muchos casos similares ocurridos, el desarrollo de conflictos socioambientales en diversos lugares del país por la inversión minera, la movilización social indígena en países vecinos y los intentos de movilizaciones similares en el país liderados por grupos políticos de origen étnico, así como la disolución de la CONAPAA y la creación desde el Ejecutivo del INDEPA han mostrado en distintos niveles cuan urgente es abordar en el corto plazo soluciones integrales y de fondo a su problemática y el rol nacional que deben cumplir estas históricas instituciones nacionales.

Desde el Grupo ALLPA a lo largo de los últimos años hemos venido haciendo un seguimiento al proceso de las comunidades campesinas y hemos desarrollado diversas iniciativas para analizar su situación y contribuir a una visión nacional mas cercana a su realidad, asimismo hemos buscado difundir y promover a nivel publico soluciones a problemas cruciales que atraviesan, especialmente a nivel normativo, igualmente actividades Presentación Alejandro Laos F. - Grupo ALLPA 10 de promoción y fortalecimiento de ellas y de defensa de sus derechos, así como diversos diálogos y acciones de incidencia para buscar salidas a sus problemas mas urgentes.

Como parte de este compromiso en el presente año hemos desarrollado un seguimiento y participación activa en el debate de la Ley que crea la Comisión Revisora de la Legislación de Comunidades Campesinas y Nativas, a través de la presentación de propuestas propias y de los comuneros, la difusión de este debate y particularmente de difusión a los decisores de su realidad. El texto que estamos presentando tiene por finalidad dar cuenta de este proceso y seguir difundiendo la importancia de profundizar el tratamiento de la situación de las comunidades campesinas y los pueblos indígenas.

En este debate la intervención de distintos actores nacionales, a pesar de la presencia de representantes comunales, nos han mostrado nuevamente el conocimiento precario que tienen de las comunidades campesinas y nativas y la realidad en que se desenvuelven. En los últimos años distintas intervenciones de sectores estatales, de sectores empresariales y también de organizaciones civiles de promoción se han dado con ópticas parciales respecto a ellas, intentando producir cambios económicos, sociales, políticos a veces entendidos por sectores comunales, pero en la mayoría de casos contrarios a sus aspiraciones. Ello no es más que una reiteración del desconocimiento o desentendimiento de un aspecto clave sobre el carácter de las comunidades campesinas como unidades integrales económicas, sociales que amalgamadas culturalmente e históricamente asumen roles en todos estos terrenos en base a una visión colectiva y familiar antes que individual. ¿Es el colectivismo comunal una fortaleza o una debilidad en medio de un mundo mas globalizado y preocupado del desarrollo individual de las personas? es un tema que deberíamos profundizar y tratar antes que mirarlo negativamente, mas aun cuando lo que nos dice la historia es que ello ha permitido que las comunidades sobrevivan desde antes de la Republica y todo indica que los seguirán haciendo a pesar de nuestras incomprensiones.

11 Maria Elena Castillo nos expone con mucha agudeza la realidad actual de las comunidades campesinas, su masividad nacional a nivel poblacional e institucional, su presencia económica determinante respecto a la propiedad de las tierras agrícolas y la pequeña producción agrícola y alimentaria. A su vez también sus complejides internas surgida de la historia de su conformación y la forma como han ido debilitando su estructura interna en competencia con actores externos, principalmente el estado. Ella finaliza lanzando una cuestionarte hipótesis respecto a su masividad y como ella se ha divorciado de su calidad institucional debilitando su proceso de integración a la vida nacional.

Otro tema emblemático para la vida comunal sigue siendo a pesar de los años la propiedad de las tierras y el territorio que ocupan. Siendo este un tema crucial para su existencia y con avances importantes desde el estado al reconocer su derecho sobre la tierra, sin embargo se muestra como un tema conflictivo en donde diversos actores, especialmente económicos y el mismo estado, vienen cuestionando este derecho en sus acciones, suscitando nuevas preocupaciones en las comunidades no solo por defender este derecho constitucional que tienen, sino retomar una demanda largamente postergada: el derecho total sobre sus territorios, no solo la tierra sino sobre el subsuelo y los aires. La presión ejercida por las actividades mineras y nuevas inversiones agrarias sobre las propiedades comunales nos muestran un tema muy sensible que deberíamos abordar en corto plazo para no abrir una conflictividad social que puede ser explosiva de seguirse profundizando.

Laureano del Castillo en un amplio análisis de la situación de las tierras comunales y la situación de su normatividad, mostrándonos en forma importante como el marco legislativo actual muestra seria contradicciones que atentan contra los derechos de los comuneros, nos presenta diversos puntos urgentes y alternativas que permitirían resolverlos.

La relación de las comunidades con el estado es otro tema significativo y que requiere una mirada profunda. Las comunidades históricamente han buscado mantener una buena relación 12 con el estado, en la perspectiva de afirmar sus derechos y conseguir apoyo para su desarrollo, esta situación alcanzo su mayor expresión en la década de los 80 con la Reforma Agraria y la Ley de comunidades campesinas. Sin embargo desde los 90 hasta la actualidad han estado marcadas por ambigua relación, muchas veces contrarias con los avances de los 90. Por otro lado la relación con gobiernos locales también ha sido bastante precaria y muchas veces de competencias, ello ha obligado a que en diversos lugares las comunidades asuman directamente estas instancias de gobierno, pero en muchos otros casos también sufran la competencia de ellos al asumir su conducción sectores anticomuneros de las ciudades.

Carlos Monge nos presenta también al respecto un análisis de esta relación, tanto a nivel de gobierno central, como de gobiernos locales y propone algunas ideas respecto a como podría mejorarse esta relación para lograr que las comunidades tengan una mayor integración en la agenda publica.

En relación a este tema también hemos incorporado al texto la Ley aprobada al cierre de la legislatura del Congreso sobre el Instituto de Desarrollo de los Pueblos Andinos y Amazónicos - INDEPA, logrado después de un largo proceso de debates en la Comisión Asuntos Indígenas, Amazónicos, recogiendo una preocupación central que veníamos planteando desde el año pasado diversos sectores respecto a la urgencia de que un organismo del Gobierno central centralice su intervención en relación a las comunidades campesinas y los pueblos indígenas. En diversos eventos con organismos estatales las mismos comunidades fueron planteando la urgencia de que esta instancia permita unificar las intervenciones estatales que se dan dispersamente y que generan complicaciones en la atención de las comunidades.

En el debate de esta Ley también ha estado presente otra importante interrogante para el entendimiento de esta población peruana. ¿Son las comunidades campesinas pueblos indígenas?. Esta pregunta surge directamente de importantes debates que se vienen dando en la Comisión encargada de la Ley, en donde muy difícilmente dirigentes comunales y nativos han 13 avanzado en ponerse de acuerdo. El origen es ciertamente el nombre, pero mas allá de ello también el entendimiento del proceso nacional sobre la cuestión indígena y ciertamente la preocupación internacional por los pueblos indígenas. En el país hemos tenido una particularidad que debe ser reconocida, el debate sobre pueblos indígenas tuvo una primera resolución en los 80 con el reconocimiento de la población indígena como "campesina", no solo nominativamente sino reconociendo su ciudadanía, a través de distintos mecanismos como el voto para los analfabetos. Esto ha sido asumido plenamente por nuestros comuneros y se resisten a volver a ser los "indígenas", "indios" con que peyorativamente se les trataba en las apartadas zonas andinas y en las haciendas, permitiendo una mayor presencia de las comunidades y comuneros en diversas instancias y la vida del país. Eso condiciona la asunción de este nombre y ciertamente la visión diferente que existe a pesar de ser de la misma condición de la población andina y amazónica, población esta ultima que ciertamente por su aislamiento asume más plenamente su condición de pueblo indígena. Esto sin embargo no significa que las comunidades campesinas hayan resuelto su situación de integración plena al país, como se constata en los trabajos presentados en el libro, que ciertamente los muestra decididas a asumirse como sujeto de los derechos de los pueblos indígenas, como ellos dicen con otro nombre.

Cuestión final de preocupación es que en la Constitución peruana aun no se incluya un capitulo sobre los pueblos indígenas o originarios, como se pacto en los debates sobre la reforma constitucional, en la búsqueda de resolver el reconocimiento de los derechos de esta población. Por otro lado también queda planteada la interrogante de cómo compatibilizar el reconocimiento parcial que tienen las comunidades nativas y campesinas con la de los pueblos indígenas, tomando como base los ya reconocidos y resolviendo los correspondientes a los de los pueblos indígenas que quieren asumirse como tales.

Con la finalidad de ilustrar el proceso del debate sucedido en torno a esta Ley, presentamos un cronología del proceso realizada por Minda Bustamente, quien desde el SER conjuntamente con Alejandro Laos realizaron un seguimiento a este pro14 ceso. Lamentablemente al cierre de la legislatura no se pudo culminar la elaboración del Anteproyecto de Ley solicitado, que no dudamos podrá ser conseguido en la nueva legislatura del 2005, al comprobar los avances