Trabajar en el país: Estrategias Nacionales de Involucramiento de la ILC

El trabajo de la ILC a nivel de país se lleva a cabo mediante las Estrategias Nacionales de Involucramiento (ENI), mediante las cuales la Coalición está poniendo en marcha plataformas nacionales de múltiples partes interesadas y estrategias conjuntas, así como reforzando las que ya existen. 

Actualmente las Estrategias Nacionales de Involucramiento de la ILC conectan a más de 270 organizaciones que se ocupan de cuestiones relacionadas con la tierra en 20 países.


África: Cameroon | RD CongoMadagascar | Malaui | Niger | Sudán del Sur  | Tanzania | Togo 

Asia: Bangladesh | Camboya | Filipinas | IndonesiaLa India | Nepal  

Europa y Oriente Medio: Albania

América Latina y el Caribe: Bolivia | Colombia | Ecuador | Guatemala | Nicaragua | Perú

El objetivo general es influir en la formulación y aplicación de políticas y marco jurídicos relacionados con la tierra valiéndose de los 10 compromisos de la ILC para la gobernanza de la tierra centrada en las personas como brújula y las Directrices voluntarias sobre la gobernanza responsable de la tenencia de la tierra (VGGT) y el Marco de acción y directrices sobre política agraria en África como instrumentos de referencia clave.

Las plataformas ENI reflejan la diversidad de los miembros de la ILC y también incluyen a organizaciones que no son miembros y están abiertas a una agenda para la transformación. Si bien la iniciativa de crear una plataforma puede surgir de un grupo de miembros de la ILC, lo ideal es que vaya creciendo hasta convertirse en una plataforma de múltiples partes interesadas. Este enfoque basado en los actores permite que los miembros y otros agentes del cambio generen una masa crítica para la transformación.

¿Cuál es la clave del éxito?

Los procesos ENI proporcionan un espacio permanente para la interacción entre una variedad de actores, en particular organizaciones de la sociedad civil, organizaciones intergubernamentales y gobiernos nacionales. Con el apoyo de un facilitador imparcial, las partes interesadas logran construir una visión colectiva para el futuro de la gobernanza de la tierra y los recursos naturales de su país, al tiempo que hacen un seguimiento de los progresos.

Los procesos ENI permiten influir en la formulación de políticas y marcos jurídicos relacionados con la tierra y respaldar su aplicación al:

  • proporcionar un espacio a nivel nacional para que las partes interesadas elaboren una estrategia y visión comunes de manera concreta y coordinada;
  • brindar una oportunidad para que la sociedad civil construya vínculos y una relación de confianza con los funcionarios del gobierno que le permitan participar en la labor normativa;
  • incrementar la legitimidad política de la sociedad civil con los gobiernos y promover la apertura de los gobiernos para entablar diálogos;
  • dar visibilidad, credibilidad y ofrecer oportunidades de asociación a las principales organizaciones;
  • proporcionar un espacio clave para el intercambio de conocimientos orientados a la obtención de resultados;
  • combinar distintas estrategias tales como el diálogo sobre políticas, el conocimiento y monitoreo de la tierra, la creación de capacidades y los proyectos de demostración (contratos agrícolas, catastro unificado, mecanismos de resolución de conflictos, etc.).

Todos los miembros de la ILC pueden proponer una plataforma ENI en su propio país. Una vez que se presenta una propuesta, las unidades de coordinación regional, los comités directivos y la Secretaría mundial de la ILC determinan el posible apoyo para la ENI en los nuevos países en base a una serie de criterios oficiales.