Declaración de Yaundé del 1et Foro de la Tierra África-ILC Yaundé

Miércoles, 14th Noviembre 2012

Preámbulo

Nosotros, participantes de 22 países, representando a organizaciones indígenas y no indígenas, hemos sido acogidos por MBOSCUDA para el 1er Foro de la Tierra – África, con el tema ‘Asegurando los derechos a la tierra de pueblos indígenas y comunidades rurales’, en Yaundé, Camerún del 7 al 8 de noviembre de 2012.

Nuestro objetivo común es promover una gobernanza de la tierra centrada en las personas, que atienda las necesidades de los pobres y más vulnerables. Hemos identificados los siguientes retos en la búsqueda de ese objetivo y proponemos las siguientes recomendaciones para superarlos.

Retos y temas emergentes

Los siguientes temas son de gran preocupación para nosotros:

  1. Los derechos de las mujeres siguen siendo limitados por nuestros sistemas patriarcales africanos. Igualmente nuestras leyes y políticas no reconocen ni protegen los derechos a la tierra de los indígenas y minorías que utilizan la tierra y los recursos naturales en formas distintas a las de otras poblaciones. En particular señalamos que el valor de la trashumancia para un ganado saludable y la protección del medio ambiente a menudo se ignora, y se hacen pocos esfuerzos a fin de asegurar la tierra para grupos nómadas.  
  2. Observamos un alarmante aumento en el acaparamiento de tierras por las élites locales y nacionales y actores externos, incluyendo el estado e inversionistas privados, de la tierra de los pobres. Los estados compiten por tierra y recursos con sus ciudadanos, no cumplen los compromisos de invertir en reformas en la tenencia de la tierra y a menudo actúan en el interés de una minoría elitista.
  3. La tierra también está bajo presión como resultado del crecimiento poblacional y el cambio climático.
  4. Esto sucede dentro de un contexto más amplio de falta de transparencia y de información sobre los derechos a la tierra para los ciudadanos. Un bajo conocimiento de las leyes relativas a la tierra por parte de los ciudadanos, la falta de publicación de dichas leyes en idiomas nativos y complejos sistemas de administración de la tierra dificultan a los pobres lograr derechos a la tierra. 
  5. La mercantilización y privatización de la tierra ha llevado a conflictos y ha socavado los sistemas consuetudinarios de tenencia de la tierra. Además, la creación de parques nacionales y áreas protegidas continúa provocando el desplazamiento de los pueblos. La carencia de tierra está convirtiéndose en un problema en nuestro continente. 
  6. A pesar de la existencia de políticas y legislación sobre la tierra, su implementación es deficiente. El importante papel que la sociedad civil debería desempeñar en la formulación e implementación de políticas y leyes sobre la tierra a menudo es ignorado por los gobiernos.  

Recomendaciones

El Foro de la Tierra - África recomienda lo siguiente para tratar las cuestiones mencionadas:

  1. Gobernanza de la tierra sostenible y equitativa. Los planes nacionales de desarrollo deberían tomar en cuenta el crecimiento poblacional proyectado y el cambio climático; los gobiernos deberían ofrecer soluciones duraderas para las personas sin tierra en las reformas de la tenencia de la tierra.
  2. Reconocer legalmente y proteger los derechos a la tierra de todos sus usuarios. Esto debería incluir el registro de los derechos colectivos sobre los bienes comunes, incluyendo las tierras de pastoreo y las rutas de trashumancia.  
  3. Asegurar la amplia participación en la toma de decisiones sobre la tierra. Debe prestarse particular atención a la inclusión de las mujeres y las minorías. Además, debe brindarse mayor apoyo para establecer y fortalecer las redes de grupos indígenas y minoritarios con el objeto de promover sus intereses comunes. Las organizaciones de la sociedad civil pueden desempeñar un papel importante en la construcción de plataformas de varias partes interesadas para fortalecer la inclusión y la participación.
  4. Poner fin a la discriminación de mujeres y minorías. La ley consuetudinaria y la legislación deben armonizarse de modo que mujeres y hombres tengan iguales derechos a controlar y poseer tierra y recursos naturales. Los derechos de los pueblos pastoralistas e indígenas deben ser defendidos en la legislación nacional.  
  5. Utilizar directrices ampliamente adoptadas para la buena gobernanza de la tierra. Afirmamos plenamente los estándares y parámetros del Marco de Política de Tierras de África y las Directrices Voluntarias sobre la Gobernanza Responsable de la Tenencia de la Tierra, la Pesca y los Bosques en el Contexto de la Seguridad Alimentaria Nacional, y hacemos un llamado a la reforma de los procesos nacionales relativos a la tierra donde no cumplan con dichos estándares. Es necesario que los marcos legales sean accesibles en los idiomas locales para los ciudadanos africanos.
  6. Debe darse un lugar primario a los pequeños productores en las estrategias nacionales de seguridad alimentaria y desarrollo rural. Toda decisión sobre inversiones de gran escala basadas en la tierra debe ser transparente y hacerse con el pleno Consentimiento Libre, Previo e Informado de las comunidades locales. Los gobiernos deberían poner en marcha estructuras sencillas y bien facilitadas para procesar las adquisiciones, transferencias y cesiones de tierra, tomando en cuenta los derechos equitativos a la propiedad de las poblaciones indígenas.
  7. Beneficios y compensación. Los beneficios de las inversiones deberían acumularse en favor de las comunidades afectadas. Deben hacerse evaluaciones independientes de los valores de los recursos y la compensación debe corresponder con las pérdidas que abarcan las oportunidades económicas y la alteración de los sistemas sociales.   
  8. Deben implementarse mecanismos de resolución de controversias relativas a la tierra justos y accesibles,  particularmente donde la tierra y los recursos naturales son compartidos por pueblos indígenas y otros.

En conclusión, encomiamos al Gobierno de Camerún por su compromiso  declarado con la reforma de la tenencia de la tierra. Ofrecemos nuestro apoyo a su implementación, y hacemos un llamado al Gobierno, así como también a otros Estados en África, a que sigan los principios de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas de manera inequívoca en todas las estructuras de gobernanza y toma de decisiones sobre la tierra. El Gobierno de Camerún debe prestar especial atención a las comunidades mbororo y pigmeas.

Al declarar cerrado el primer Foro de la Tierra –África  quisiéramos expresar nuestro agradecimiento a MBOSCUDA por la cálida acogida que nos brindara a todos y  también al Gobierno por facilitar el patrocinio de este Foro.