Nosotras Somos Tierra (Pronunciamiento de la RECMURIC tras la Semana Internacional de las Mujeres rurales)

En ejercicio de nuestros derechos políticos, las casi 70 delegadas de Guatemala, El Salvador, y Nicaragua que conformamos la Red Centroamericana de Mujeres Rurales, Indígenas y Campesinas (RECMURIC), acompañadas de otras organizaciones hermanas de diferentes países de Latinoamérica y África, en el marco de la Semana de las Mujeres Rurales, definimos los siguientes planteamientos:

1. Exigimos la aprobación de políticas públicas de acceso a la tierra para mujeres campesinas e indígenas de los tres países centroamericanos que tengan como función atender verdaderamente nuestra demanda de tierras para lograr la soberanía alimentaria. Al defender nuestro derecho a la tierra decimos que no debe existir ningún tipo de condicionamiento para ejercer este derecho, ser propietaria de la tierra nos abre oportunidades para avanzar en nuestro empoderamiento, lograr autonomía política, económica y participar en la toma de decisiones libremente.

2. Demandamos a los Estados de nuestros países asumir compromisos reales para erradicar las diferentes desigualdades que enfrentamos las mujeres, urge que se comprometan a asignar presupuestos que permitan la aplicación y aprobación de leyes a favor de las mujeres rurales, campesinas e indígenas. Es fundamental que Estados de la región encaminen acciones que contribuyan a erradicar los diferentes tipos de violencia que vivimos.

3. Es necesario que instancias gubernamentales y organismos internacionales, den seguimiento y cumplan los compromisos asumidos con la RECMURIC. Además de la disposición para la puesta en marcha de acciones conjuntas, para el apoyo a nuestro trabajo y realización de estudios que den cuenta del aporte y trabajo que realizamos, urgen acciones de respuesta inmediata ante los problemas que llevamos planteando desde hace 20 años.

4. Demandamos que los Estados de nuestros países encaminen acciones concretas para el reconocimiento de nuestros derechos, nuestro trabajo y aporte como productoras. Tomando en cuenta nuestras demandas y propuestas, reivindicamos y reafirmamos que las mujeres rurales somos sujetas de derechos y que no deben de existir barreras para que podamos ejercerlos plenamente.

5. Urgen políticas públicas que atiendan nuestras demandas de acceso a los medios de producción y que visibilice y cuantifique el aporte de nuestro trabajo productivo y reproductivo. 

6. Rechazamos las medidas represivas y la militarización que ocurre en los distintos países donde hay movimientos de resistencia contra la industria minera, las grandes hidroeléctricas, los monocultivos y el acaparamiento de tierras. Ese supuesto desarrollo no lo queremos porque destruye la convivencia armónica con las personas y la naturaleza y violenta la opinión de los pueblos indígenas, especialmente de las mujeres.

7. Reivindicamos que nuestra lucha es por la tierra, por la autonomía, la libertad y el buen vivir. Juntas como mujeres rurales, indígenas y campesinas de Centroamérica continuaremos exigiendo que se cumplan nuestras demandas y haciendo nuevas alianzas en el Sur y otros continentes para fortalecernos a nivel regional.

Ciudad de Guatemala, 15 de octubre de 2015