Aprendiendo sobre el rol de la juventud en el desarrollo rural y la defensa de los territorios

Vilma Chanta (FUNDE)
Thursday, May 12, 2016

En abril, la ciudad de Panajachel en Guatemala fue el escenario del Encuentro Internacional Juventudes Rurales, Tierra y Territorios organizado por la International Land Coalition America Latina y el Caribe (ILC - ALC) y la Corporación PROCASUR, en colaboración con el Comité Campesino del Altiplano (CCDA) y el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA).

El encuentro fue un espacio de diálogo y permitió aprender de las experiencias de diversas organizaciones  y Redes de Jóvenes Rurales de diferentes países, entre ellos, El Salvador, Guatemala, Colombia, Brasil, Bolivia, entre otros. La actividad me generó gran interés y expectativas por aprender más en torno al desarrollo rural y el rol de los jóvenes. El encuentro también me permitió establecer vínculos con otras organizaciones que trabajan el tema de la juventud rural y la gestión de los territorios, y a favor del acceso seguro a la tierra y a medios de vida dignos y sostenibles para la población rural.

Al mismo tiempo que se realizaba el encuentro,  alrededor de 80 organizaciones sociales y campesinas guatemaltecas -entre ellas el CCDA-, realizaban la Marcha por el Agua, la Madre Tierra, el Territorio y la Vida en defensa de los recursos naturales. Esta movilización a nivel nacional implicó la llegada de miles de campesinos/as y pobladores rurales a la Ciudad de Guatemala desde diferentes puntos del país con el objetivo de  fortalecer la lucha por la defensa del agua, la tierra, la madre naturaleza y los alimentos, y pronunciarse a favor de una urgente mejora en la gestión de los recursos del país y el acceso de los mismos por parte de la población rural para lograr “un mejor vivir”. Esta importante movilización marcó el encuentro, ya que mostró la importancia de la participación juvenil en las acciones de defensa de los territorios y los recursos naturales. Esto se puso de manifiesto cuando los jóvenes del CCDA compartieron en diversos momentos del encuentro su compromiso y apoyo a la Marcha a través de diferentes acciones de promoción y su participación directa en el recorrido sin importar la hora, la distancia o el cansancio. 

                                                                                                                     

Uno de los momentos más interesantes del encuentro fue la mesa dedicada a la presentación de estudios de caso desarrollados por Fundación TIERRA en Bolivia, por Avancso de Guatemala y la Corporación Río Verde de Colombia, sobre el impacto del acceso a la tierra en las estrategias y elecciones de vida de los jóvenes rurales en la actualidad. A pesar de realizarse en diferentes países, los estudios revelaron una realidad común en torno a la juventud rural y el acceso a la tierra: la necesidad de impulsar cambios institucionales que permitan una mayor participación y acceso más seguro a la tierra para la juventud, así como la importancia de desarrollar el sentimiento de arraigo y de pertenencia en los territorios.

El encuentro permitió compartir con representantes de redes y organizaciones juveniles,  y escuchar de su propia voz cuál es la situación de la juventud en el campo, así como conocer experiencias de cambio positivo impulsadas por jóvenes latinoamericanos y sus demandas para el desarrollo rural. Sus presentaciones mostraron el aporte que realizan las redes juveniles y los nuevos liderazgos en las organizaciones de agricultura familiar, así como en las luchas por la tierra y la defensa de los territorios rurales.

Conocer la experiencia de trabajo del CCDA en San Lucas Tolimán, Sololá, permitió aprender sobre el funcionamiento de esta organización social, su sistemas agroecológicos de producción, y sobre sus esfuerzos comunitarios para promover el acceso a la tierra para los pobladores rurales. Sin duda, esta fue una de las actividades más sobresalientes del encuentro, pues pudimos conversar con personas que han participado directamente en las acciones que impulsa el CCDA,  ya sea para promover el acceso legal a la tierra de jóvenes, para el reconocimiento de la propiedad de la tierra de las mujeres, o para brindar apoyo y asesoría sobre producción agrícola con enfoque de soberanía alimentaria. 

Tras el Encuentro Internacional Juventud Rural, Tierra y Territorio,  me queda como aprendizaje la necesidad de trabajar para que la juventud se convierta y se identifique como agente de cambio para las comunidades,  los territorios y los países, lo cual se logrará promoviendo su participación activa , y escuchando sus ideas y visiones de desarrollo. Ello  permitirá que los procesos de desarrollo rural sean sostenibles, y garantizar la gestión integral y la gobernanza de la tierra y los recursos naturales, así como alcanzar un desarrollo más inclusivo, equitativo y sostenible en Latinoamérica.