Aprendizajes para salvaguardar territorios comunales y fortalecer la gobernanza indígena de la tierra en Perú

Miguel Macedo - Instituto del Bien Común
Monday, April 23, 2018

El taller “Iniciativa de Tierras Comunitarias”, realizado en Kenia del 3 al 11 de febrero del 2018, nos abrió puertas para aprender cómo organizaciones de diversos países y contextos están trabajando con nuevas metodologías y  enfoques innovadores para proteger los derechos a la tierra de...

En el Instituto del Bien Común (IBC) hemos apoyado durante muchos años la gestión óptima de los bienes comunes de los pueblos indígenas de la Amazonia peruana. En el Perú, existe un gran vacío de información sobre las tierras comunales y nuestra apuesta ha sido el desarrollo de métodos  propios para georreferenciarlas, contribuyendo a que las comunidades de la Amazonía  logren la inscripción y titulación de sus territorios. Sumado a esto, hemos trabajado con  planes de vida, los cuales han sido herramientas clave para la gestión de las tierras de estas comunidades. Esta experiencia ha significado grandes aprendizajes para los pueblos indígenas, pues ahora cuentan con instrumentos útiles para la administración y la gestión de sus territorios. Este proceso, además, ha generado un gran activo de conocimiento y nos ha animado a ampliar el trabajo en contextos territoriales distintos como es la zona andina.

En este marco, hemos iniciado una intervención en dos comunidades en la zona andina del Perú: Cruz de Mayo (Ancash) y Huachón (Pasco), la cual requiere un enfoque distinto porque existen significativas diferencias –culturales, respecto al uso de sus territorios, etc.-  entre las comunidades de la Amazonía y las de la zona andina. Pese a las diferencias, creemos que podemos aplicar lo aprendido en la Amazonía siguiendo una etapa de adaptación y mejora.

“Es un momento muy emocionante,  hemos trabajado varios casos en la selva, pero esta es nuestra primera experiencia en la sierra peruana. Sabemos que si aplicamos  metodologías similares [a las que hemos utilizado en el pasado en la Amazonía] en las comunidades andinas, podremos empoderar a los pueblos de estas zonas en el manejo y gestión de sus territorios.”

Aprendizajes para el cambio y la mejora  

Gracias a una convocatoria conjunta de ILC y Namati, tuvimos la oportunidad de participar junto con 12 expertos de todo el mundo en el Taller “Iniciativa de Tierras Comunitarias”. En este espacio de aprendizaje, que duró 8 días, pudimos conocer enfoques prácticos y compartir nuestras experiencias. Fue muy importante conocer cómo metodologías e instrumentos similares se podían aplicar a distintas realidades, sobre todo en el momento en el que estábamos iniciando el trabajo en la zona andina con nuevos desafíos.

Durante estos días pude conocer la experiencia de Jaringan Kerja Pemetaan Partisipatif (JKPP), miembro de ILC en Asia que utiliza el mapeo participativo como una herramienta de información espacial local  y para favorecer la  toma de decisiones sobre áreas de manejo comunitario, anticipar y reconstruir desastres, y como evidencia de apoyo para resolver conflictos de tierras en los tribunales.

En el taller aprendí también sobre la importancia de los estatutos de las comunidades, especialmente cuando son resultado de acuerdos comunitarios y construidos en contextos participativos, ya que ello asegura su legitimidad y fortalece la capacidad de las comunidades para administrar su territorio.

Este intercambio de conocimientos nos ayudó a tener una mirada más fresca sobre las tareas que nos toca asumir en la nueva intervención del IBC en los andes peruanos, reconociendo fortalezas y retos que tendremos que superar.

Algunos aprendizajes que nos llevamos de Kenia:

Nuestro objetivo es fortalecer las capacidades al interior de la comunidad para que estas puedan gestionar las tierras que poseen comunalmente  y puedan enfrentar con éxito las amenazas externas a través de alianzas con otros actores. Es importante que los procesos que se impulsan se basen en la participación de la población local y se centren en procesos de planificación comunitaria para favorecer que las comunidades puedan tomar sus propias decisiones, tal como se establece en el Convenio 169 de la OIT y las Declaración de Derechos de las poblaciones indígenas.

En esta lógica de trabajo, resulta central desarrollar diagnósticos para conocer la situación actual de las comunidades respecto a sus títulos de propiedad. Nuestro trabajo puede ayudar a fortalecer su organización y gobernanza de los recursos, y favorecer la gestión, el control y la defensa de sus territorios.

Como segundo paso, planeamos impulsar procesos para la construcción de estatutos participativos con ambas comunidades, con la esperanza de alcanzar acuerdos sociales a largo plazo. Consideramos que la experiencia de haber participado en el taller fue muy importante, puesto que podemos tomar elementos del trabajo de otras organizaciones en el mundo.

“A largo plazo queremos lograr que las dos comunidades tengan un mejor conocimiento de su territorio y que este sea reconocido y registrado de acuerdo con las leyes peruanas. Que tengan  estatutos legítimos que puedan favorecer a que las comunidades tengan el el control de su tierra; y  mejorar sus procesos de gobierno a través de la elaboración de planes de vida que los ayuden a asumir la propiedad de su territorio y tomar el control de sus propias vidas. (..) Desde el IBC podemos contribuir a sentar las bases para el fortalecimiento del gobierno comunal, y este primer paso será clave para los esfuerzos futuros”.