Presentan Informe Alternativo sobre vulneraciones de derechos de mujeres rurales en Colombia ante la CEDAW

Thursday, April 11, 2019

El 18 de febrero, en Ginebra, se presentó el Primer Informe Sombra Específico sobre Mujeres Rurales y Campesinas de Colombia ante la 72º Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación a la Mujer (CEDAW)[1], fruto del trabajo de más de 70 de organizaciones de la sociedad civil (OSC), entre ellas miembros de la ILC ALC [2], que se articularon para visibilizar la grave situación de las mujeres rurales y campesinas del país. Garantizar los derechos de las mujeres rurales se colocó como una necesidad crítica en todas las recomendaciones de dicha Convención al Estado colombiano.

El importante trabajo colectivo en la elaboración del informe permitió plasmar la voz de las mujeres rurales y campesinas, además de formar una coalición de organizaciones de la sociedad civil que trabajan para monitorear las violaciones de los derechos de las mujeres rurales.

En una entrevista realizada a Ingrid Paola Romero Niño, Coordinadora de la Línea de Derechos Humanos de las Mujeres y Género de FIAN Colombia, pudimos conocer más acerca del proceso de elaboración del informe y su impacto en las recomendaciones de la  CEDAW al Estado Colombiano.

El proceso y los hallazgos

¿Cómo fue el proceso que se siguió para elaborar el informe?

Inició en 2017 y consistió primero en convocar a las ONG que trabajan por los derechos de las mujeres rurales y a las organizaciones de mujeres rurales de base y regionales. En total, participaron más de 70 organizaciones sociales mixtas y organizaciones de mujeres de todas las regiones del país -muchas de ellas, a su vez,  son plataformas conformadas hasta con 500 organizaciones-. Algunas mujeres también participaron entregando sus testimonios, o se les  hicieron entrevistas en campo.

Durante 2018, se  realizaron mesas mensuales de trabajo, en un inicio para aclarar los objetivos, priorizar contenidos y la estructura del informe, y a posterior para dialogar y debatir colectivamente sobre la problemática y prioridades de las mujeres rurales.  Además, se realizaron dos encuentros, uno para complementar información a nivel territorial, y otro para elaborar una ruta de incidencia ante la CEDAW y a nivel nacional.

De acuerdo a los hallazgos del Informe Sombra, ¿cuáles son las principales problemáticas que enfrentan las mujeres rurales en torno al tema de la tierra y los territorios?

Las mujeres son quienes tienen menos acceso a la tierra. En esta materia, y también respecto al desarrollo rural, es necesario una política integral agraria con enfoque de género.

También nos preocupa que, a la fecha, del total de solicitudes de restitución de tierras solo se ha resuelto el 6%.  Es necesario que se cumpla una reparación integral de tierras  despojadas para las mujeres. Por otra parte, a las mujeres que exigen la tierra y defienden sus territorios las criminalizan y asesinan. Urge que el Estado haga presencia y tome medidas efectivas para proteger a las defensoras.

Otro problema es que el Estado prioriza los intereses de grandes  empresas y negocios, como los monocultivos con agrotóxicos, las hidroeléctricas, la minería, entre otros,  en vez de la vida y los bienes de las mujeres rurales y campesinas. También perjudica su soberanía alimentaria y  la privatización de las semillas.

El Acuerdo de Paz 

¿Cómo se está abordando la problemática de las mujeres rurales en la implementación de los Acuerdos de Paz, en particular en la Reforma Rural Integral?

No se está abordando. Frente a la Reforma Rural Integral, en general, el tema de mujeres es mínimo. La problemática persiste enormemente en el proceso de restitución de tierras; hay casos de restitución donde las mujeres son nuevamente criminalizadas, no existen las condiciones económicas, técnicas y sociales para que ellas y sus comunidades permanezcan en sus tierras. Además, persisten obstáculos burocráticos, beneficios a terceros como a grandes empresas por encima de los derechos de las mujeres rurales.  En materia legislativa, la expedición de normas contradice el espíritu del punto 1 del Acuerdo de paz  y no hay avances significativos en la materia.

¿Cuál está siendo el rol de las mujeres y su nivel de participación en los procesos vinculados a los Acuerdos?

La participación de las mujeres ha sido muy precaria. No se involucra a las organizaciones de mujeres rurales organizadas, no hay un grupo específico para su participación respecto a los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET).

No se siguen las recomendaciones del grupo especial que se constituyó desde la formulación del Acuerdo de Paz, las cuales especifican la incorporación del enfoque de género en las diferentes instancias y escenarios de dicho acuerdo. Además, las mujeres que se atreven a solicitar esta participación son señaladas y estigmatizadas.

Logros

Durante la sesión de Ginebra, ¿qué recomendaciones/información del Informe Sombra fueron recogidos por la CEDAW?

En las recomendaciones que recogió la CEDAW se recoge como necesidad crítica que el Estado colombiano, como garante de los DD.HH., aborde la situación de las mujeres rurales como parte de sus obligaciones. Esta necesidad se refleja en todo el contenido de las recomendaciones  de la CEDAW al Estado colombiano, no solo en la referida al artículo específico sobre mujer rural. Este logro fue gracias al trabajo de incidencia de las OSC. Aspectos como el Acuerdo de Paz, la implementación de la Reforma Rural Integral y la participación política, entre otros , fueron temas importantes dentro de las recomendaciones sobre mujer rural.

Las recomendaciones que emitió la CEDAW, son una importante herramienta de incidencia ante el Estado.

¿Que ha significado poder presentar este informe ante la CEDAW para el sector de las mujeres rurales?

Este ejercicio ha permitido  consolidar y visibilizar que existe una coalición de organizaciones de la sociedad civil que trabajan para monitorear las vulneraciones a los derechos de las mujeres rurales. El mayor impacto que tuvimos fue interno y organizativo porque logramos consolidarnos como grupo y trabajar colectivamente junto con las organizaciones sociales.

¿Qué desafíos ubica en el proceso de presentación ante la CEDAW?

Es importante seguir con los informes alternativos, difundir las recomendaciones de la CEDAW y que estas se configuren como  nuestra línea de acción para la próxima evaluación, dentro de 4 años. Ahora se están definiendo los espacios de difusión ante instancias del Estado, la  cooperación internacional y otras organizaciones. También es importante impulsar la promoción de la Recomendación General 34 de Mujer rural de la CEDAW [3] y la de cambio climático como ejes importantes para el  abordaje de la situación de la mujer rural.

 

Ingrid Paola Romero Niño

 

 

 


[1] Los Estados que han firmado y ratificado convenciones como la Convención CEDAW deben informar sobre sus avances en cuanto al respeto de los derechos humanos y muchas veces  tienden a minimizar problemas. Por ello, la CEDAW invita a las ONG a elaborar Informes Alternativos a los que presentan los Estados.   

[2] CINEP/PPP y Corporación Desarrollo Solidario (CDS)

[3] La Recomendación General 34 e de la CEDAW es específica sobre mujer rural y soberanía alimentaria.  Es de carácter obligatorio para los Estados que adoptaron la declaración.