Alianzas multi país para afrontar la problemática de las mujeres rurales de América Latina

Thursday, 11th April 2019

Las acciones multi país llevadas a cabo entre diversos  miembros que impulsan la Iniciativa Mujer Rural y Derechos a la Tierra han permitido visibilizar cómo las mujeres rurales se han organizado para luchar con más fuerza por la tierra, además de evidenciar que sus conocimientos son necesarios para garantizar la sostenibilidad del medio ambiente.

Luchas por la tierra en Honduras y Nicaragua

Nitlapan, Trocaire y la Estrategia para el Acceso Democrático a la Tierra a favor de Pobladores Rurales en situación de pobreza (ENI Nicaragua) unieron esfuerzos para la elaboración del estudio de caso “Mujeres rurales: entre el despojo y la persistencia”, el cual visibiliza las estrategias de mujeres de Honduras y Nicaragua para garantizar su acceso a la tierra.

Este estudio señala que los obstáculos legales siguen siendo uno de los mayores problemas para el acceso a la tierra en ambos países centro, pero al mismo tiempo, las mujeres no dejan de luchar para que se aseguren sus derechos a la tierra. Además, se destaca que las mujeres están empoderadas, conocen sus derechos y saben cómo defenderlos. En esta búsqueda, las recuperaciones de tierras que son propiedad del Estado y la formación de empresas asociativas han sido algunas de las estrategias impulsadas para que las mujeres obtengan la propiedad de la tierra y para su fortalecimiento organizativo y participación política.

La importancia de la agroecología para la identidad de las mujeres rurales.

Ecolex, Espacio Feminista y Ecommunis fomentaron intercambios de conocimiento entre mujeres rurales de Ecuador, Brasil y México sobre temas como el reconocimiento de conflictos por la tierra y la valoración de las apuestas agroecológicas de las mujeres en territorios que son impactados por el agronegocio y el extractivismo.  

Como resultado, se logró dar voz y mayor visibilidad a las mujeres agricultoras, indígenas y afrodescendientes a fin de valorar y fortalecer sus identidades, salvaguardando el conocimiento intergeneracional.

Asimismo, en este intercambio de experiencias entre países se evidenció que la sostenibilidad del medio ambiente y de la cultura han sido tareas predominantemente de las mujeres, que son las detentoras y guardianas de los saberes tradicionales.

A futuro, estas acciones permitirán que se realicen más intercambios, como forma de crear redes de acción conjunta y solidaridad para enfrentar el despojo de sus territorios.