Liderazgo de mujeres indígenas favorece desarrollo sostenible en Puerto Prado

Una comunidad del pueblo amazónico cocama-cocamilla abandonó sus tierras a orillas del río Ucayali debido la escasez de recursos para subsistir. Liderados por Ema Tapullima, desde 1999 se ubicaron en Puerto Prado, a orillas del río Marañón. Los miembros de la comunidad compraron legalmente las tierras y en 2003 fueron reconocidos formalmente como comunidad nativa. En 2008, Ema se convirtió en la primera mujer de la región Loreto en asumir el cargo de teniente gobernadora de su comunidad. Actualmente, las familias gestionan los recursos del bosque de manera sostenible, desarrollan un proyecto de turismo comunitario, y recuperan sus activos culturales.  

Este estudio de caso también forma parte de la base de datos de buenas prácticas de la ILC. Aprende, comparte  e inspírate!

Author: 
Guillermo Reaño Vargas (Grupo Viajeros) y Gonzalo Alcalde (ILC)
Year: 
2018