Observatorio Venezolano de Tierras, Ambiente y Pobreza Rural

Boletín N° 11 - noviembre de 2015

Es casi unánime la aseveración de que los gobiernos locales están más cerca de la gente y por ello pueden entender y atender mejor sus necesidades; de allí que resulta incomprensible la obsesión de los políticos por centralizar el poder, por concentrar los recursos y las decisiones en lugares alejados de los problemas concretos de la gente. El diseño centralizado responde a una concepción equivocada y decimonónica de la sociedad según la cual las decisiones deben estar concentradas en un líder hegemónico e iluminado que comprende a plenitud cuáles son las necesidades de la gente, incluso mejor que ella misma. Este líder actúa como el “Páter de Familia” de una sociedad estamental en la que todos sus miembros (exceptuando al Páter de Familia) son menores de edad, por lo que deben ser guiados hasta en sus decisiones más privadas. En cambio en una sociedad madura la participación de la gente es fundamental; por ejemplo, en las zonas rurales del país, con sus limitaciones y potencialidades específicas, habrían mayores posibilidades de desarrollo sin se contara con gobiernos locales que pusieran la mirada en sus circuitos productivos locales y en las dinámicas sociales que ocurren al interior de los municipios. Idealmente un municipio rural debería legislar y diseñar políticas públicas para promover la agricultura y la ganadería, ofrecer servicios de sanidad agrícola y asistencia técnica a los productores, impulsar iniciativas de sostenibilidad ambiental y apoyar el desarrollo de un tejido social vigoroso que viabilice la participación de los ciudadanos en los asuntos públicos.

Noticias del Observatorio:

El primero de noviembre de 2015, desde Acción Campesina, iniciamos la II fase del Observatorio Venezolano de Tierras, Ambiente y Pobreza Rural con el apoyo de la Coalición Internacional por la Tierra (ILC): El objetivo central de esta segunda fase es “fortalecer los procesos de incidencia orientados a la formulación de políticas públicas relativas a la gobernanza de la tierra y de los recursos naturales, mediante la activación y el compromiso de los actores sociales agrarios”. Para alcanzar ese objetivo continuaremos fortaleciendo la Base de Datos del Observatorio (que ahora tendrá un portal independiente), produciendo y difundiendo estos boletines informativos, y trabajando en la revisión de la vigente Ley de Tierras y Desarrollo Agrario con miras a elaborar una propuesta de reforma que resulte útil para el impulso y la recuperación del sector agrícola. Igualmente en esta II fase se procurará que el Observatorio Venezolano refuerce su articulación con la Red Latinoamericana de Observatorios de la Tierra y el Territorio y con la Plataforma de semiáridos de América Latina.

Author: 
Acción Campesina
Year: 
2015