Veinte años de protesta no violenta para beneficiarse del Programa General de Reforma Agraria

En 1988, Filipinas inició un Programa General de Reforma Agraria (CARP). Un grupo de 137 productores indígenas Higaonon solicitaron a través del CARP acceder a 144 hectáreas de tierras ancestrales de las cuales habían sido expulsados hacía 50 años. Cuando el Gobierno otorgó en un primer lugar títulos de tierra a los agricultores para luego retirárselos, los productores organizaron una campaña de 13 años de acciones de protesta no violenta, que incluía ocupaciones de tierra, campamentos frente a la Corte Suprema, huelgas de hambre, una marcha de 1 700 Km y diálogo constante con los propietarios privados de sus tierras. En 2010 obtuvieron los títulos y un préstamo a tenor de 2 millones de pesos filipinos.