Día Nacional de los Campesinos de Indonesia 2017 - Un llamamiento al Presidente para que aplique la Reforma Agraria

Jueves, 28th Septiembre 2017

La mañana del miércoles 27 de septiembre de 2017 llovía en la ciudad de Yakarta pero ello no impidió que miles de activistas y campesinos salieran a la calle camino al Palacio de Estado, para instar al Presidente a que acelere la Reforma Agraria.

El 24 de septiembre es conocido como el Día Nacional de los Campesinos en Indonesia, según lo dispuesto por la Decisión Presidencial nº169 / 1963, pero también marca el aniversario del día en que nació la UUPA (Ley Primaria Agraria) en 1960. Esta ley hace hincapié en la reforma agraria, que aboga por eliminar todo colonialismo sobre los derechos a la tierra y fortalecer los derechos de propiedad de la tierra de los campesinos en el país.

Sin embargo, el Gobierno es objeto de críticas porque, a pesar de lo estipulado por la Ley, aumenta la pobreza y marginalización en la que viven los campesinos como consecuencia del acaparamiento de tierras "legal" que se realiza en nombre del desarrollo y la inversión extranjera.

    

En el marco de las celebraciones del Día Nacional de los Campesinos, el 27 de septiembre de 2017, los activistas y campesinos del Comité Nacional de Reforma Agraria (KNPA) emprendieron una larga marcha hacia el Palacio Presidencial, para hacer realidad su aspiración de que el Presidente cumpla inmediatamente sus promesas de reforma agraria, a saber: la redistribución de 9 millones de hectáreas de tierra en línea con el Sistema centrado en la tierra para la Reforma Agraria (TORA) y 12,7 millones de hectáreas de tierra que serán administradas por los pueblos indígenas. Estas promesas se formularon durante la campaña electoral y se consideraron clave para mejorar el bienestar de las personas y reducir las desigualdades económicas.

Así, los activistas instan al Gobierno a poner fin a toda acción de criminalización contra los agricultores y situar al pueblo en el centro de cualquier plan de desarrollo y gestión de los recursos naturales.

Un campesino de Serang, en Java Occidental, que también se sumó a la concentración, transmitió sus esperanzas de reunirse con el Presidente, para plantearle directamente los problemas que enfrenta desde que su tierra fuera acaparada por los militares indonesios que ahora tienen su propiedad.

Otro campesino de Indramayu, en Java Occidental, también reveló que su propósito al unirse a la marcha era poder reunirse con el Presidente, simplemente para pedir que la tierra donde trabaja no sea "supuestamente" gobernada por compañías privadas. Espera realmente que llegue el día en el que pueda beneficiarse de lo que cultiva en la tierra en lugar de verse obligado a entregárselo a las empresas.

Son otros mil los campesinos, en situaciones similares, que desean ver a su líder y esperan que emerja una solución como una luz que ilumine su camino.

Lamentablemente, el Presidente estaba comprometido con otra agenda, y no pudo presenciar la concentración como tampoco escuchar las aspiraciones de la gente que marchaba por sus derechos. El diputado II del personal ejecutivo presidencial, el Sr. Yanuar Nugroho, intentó remediar la decepción acercándose a los manifestantes y escuchando sus anhelos. También prometió que se establecería un calendario para una reunión de representantes campesinos directamente con el Gobierno.

Estas son las demandas que se leyeron durante la concentración:

  1. Se espera que el Presidente aplique inmediatamente el principio de reforma agraria en línea con el Artículo 33 de la Ley, la UUPA de 1960 y la Decisión del Parlamento nº. 11/2001. Un principio de reforma agraria que tiene como objetivo reducir la desigualdad, eliminar los conflictos agrarios y mejorar el bienestar de las personas. 
  2. El Presidente y el Parlamento de Indonesia deben revisar y corregir de inmediato la aplicación de la legislación que no esté en línea con la UUPA.
  3. Se espera que el Presidente tome inmediatamente medidas firmes para resolver todos los conflictos agrarios que se producen en todas las regiones.
  4. Llevar a cabo inmediatamente investigaciones sobre todos los casos de corrupción ocurridos en el sector agrario, especialmente entre los que trabajan en en el ámbito de las plantaciones, la silvicultura y la minería, que han causado un enorme problema de acaparamiento de tierras, destrucción del medio ambiente y conflictos agrarios.
  5. Aplicar una nueva moratoria a la concesión de licencias en el sector forestal, minero y de las plantaciones, así como revisar aquellas licencias existentes que se haya demostrado que vulneran la ley. Hacer cumplir la ley a las corporaciones que violan los derechos humanos y destruyen el medio ambiente.
  6. El Presidente debe alentar a las corporaciones forestales y de plantación a que centren sus actividades en el desarrollo de tecnología para después de la cosecha, y permitan que la población local y los agricultores tengan la propiedad de la tierra. 

La marcha se desarrolló con tranquilidad y terminó justo después de que el representante del personal ejecutivo presidencial respondiera a la masa.

Los agricultores abandonaron la concentración con una mirada de esperanza, convencidos de que esta vez el Gobierno estaría de su lado y les esperaba un futuro brillante en el que sus nietos podrían gestionar de forma independiente los recursos naturales de su propia tierra.

Cover photo by Betty Nababan (NES Indonesia Facilitator)