Lecciones del Encuentro Internacional “Juventudes Rurales, Tierra y Territorios”

Miércoles, 4th Mayo 2016

El Encuentro Internacional "Juventudes Rurales, Tierra y Territorios" fue organizado en Panajachel, Guatemala, del 18 al 20 de abril por la International Land Coalition – América Latina y el Caribe (ILC–ALC) y la Corporación PROCASUR, en colaboración con el Comité Campesino del Altiplano (CCDA–Guatemala) y el apoyo del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA). El evento contó con la presencia de organizaciones de base, redes de jóvenes rurales, indígenas y afrodescendientes, instituciones internacionales y especialistas.

El Encuentro se inició con un Seminario de un día de duración para promover el intercambio y la reflexión en torno a la situación de los jóvenes rurales y el acceso a la tierra y otros recursos naturales y/o activos, y su participación en la gestión territorial. En su discurso de inauguración, Zulema Burneo, Coordinadora de la ILC para ALC, destacó que en Latinoamérica cerca de 120 millones de habitantes son jóvenes y que la cuarta parte de ellos reside en áreas rurales, representando el 25% de la población campesina. Ello indica que, a pesar de las transformaciones del mundo rural, este grupo tiene un peso significativo en este ámbito a nivel regional. En esa línea, recordó el importante rol que juegan los jóvenes rurales en el alivio del hambre y la pobreza, por lo que es necesario impulsar estrategias y políticas adecuadas para ese sector.

En la primera sesión, Klemen Gamboa de la oficina de la FAO en Guatemala, se refirió a la importancia de las Directrices voluntarias sobre la gobernanza responsable de la tenencia de la tierra, la pesca y los bosques (DV) como herramienta para fomentar la seguridad de los derechos de tenencia y el acceso equitativo a la tierra. Martine Dirven, investigadora especializada en juventud rural, brindó datos y elementos de análisis sobre la situación de este sector, sus estrategias de vida, su panorama laboral, así como sobre su participación en la agricultura. La especialista llamó la atención sobre el creciente envejecimiento de los agricultores a cargo de las fincas, lo cual se debe –entre otras cuestiones– al poco apoyo que recibe la pequeña agricultura. Por tal razón, destacó la necesidad de incrementar la productividad y la competividad de este sector, y de garantizar a los jóvenes que deseen trabajar en el agro las condiciones adecuadas. De otro lado, Glayson Ferrari, Gerente de Programas del FIDA para El Salvador, habló sobre la importancia de impulsar diálogos y procesos de incidencia en pro de instrumentos específicos para la juventud rural, destacando que los jóvenes deben participar activamente en estos procesos como tomadores de decisión. De acuerdo al representante del FIDA, es clave fortalecer institucionalmente las organizaciones y redes juveniles, dado que si los jóvenes están empoderados, estos tienen el potencial de cambiar la situación en el campo y lograr que se revalore.

Uno de los paneles estuvo dedicado a la presentación de los hallazgos de estudios de caso desarrollados en Bolivia (a cargo de Fundación TIERRA), Guatemala (Avancso) y Colombia (Corporación Río Verde) sobre el impacto del acceso a la tierra en las estrategias y elecciones de vida de los jóvenes rurales en la actualidad. Entre las conclusiones que arrojan las investigaciones figuran: la importancia de la organización comunitaria para asegurar mejores oportunidades para proyectos productivos, así como para desarrollar el sentimiento de arraigo y de pertenencia; la necesidad de mejorar las condiciones de producción del trabajo agrícola para atraer a los jóvenes; y la necesidad de cambios institucionales que permitan una mayor participación y acceso más seguro a la tierra por parte de los jóvenes.

El Seminario cerró con un rico panel integrado por representantes de redes y organizaciones de jóvenes, que permitió escuchar desde su propia voz sobre la situación de la juventud rural en el campo, así como sus demandas para el desarrollo rural y su reconocimiento e inclusión como actores de cambio. Los representantes juveniles compartieron sus estrategias y el trabajo de incidencia que vienen desarrollando para visibilizar la situación de los jóvenes rurales y las medidas de apoyo que estos requieren. Sus presentaciones mostraron el aporte que vienen brindando las redes juveniles y los nuevos liderazgos en las organizaciones de agricultura familiar, así como en las luchas por la tierra y la defensa de los territorios rurales. Se compartieron las experiencias de la Red de Jóvenes Rurales de Colombia y de El Salvador, la Red de Organizaciones de Jóvenes Indígenas del Perú (REOJIP), la Red Peruana de Jóvenes Afrodescendientes (ASHANTI Perú). También se compartieron las estrategias de formación e integración de jóvenes en organizaciones campesinas como la Cooperativa de Agropecuária Familiar de Canudos, Uauá e Curaçá (COOPERCUC–Brasil) y el Comité Campesino del Altiplano (CCDA Guatemala).

En el 2do día, los participantes se trasladaron a San Lucas Tolimán, Sololá, para conocer la sede del CCDA y aprender de su experiencia organizativa, su trabajo a favor de los derechos a la tierra para los pobladores del campo y sobre el impulso de procesos productivos agroecológicos. Visitaron una parcela donde Pablo, un joven que accedió a tierra gracias al traspaso legal de propiedad realizado por su padre, explicó el modelo agroalimentario mixto que aplica. También conversaron con Zenaida sobre su experiencia de copropiedad de la tierra; con Felipa, sobre su emprendimiento de producción de miel; y con Domingo sobre el cultivo y la producción de café orgánico del CCDA, el cual es exportado a diversos países.

Los jóvenes líderes del CCDA compartieron sus exitosas estrategias para promover el liderazgo y la participación activa de jóvenes en el ámbito político, en los sistemas agroalimentarios y emprendimientos productivos, así como en la escuela de agroecología. También mostraron el trabajo en comunicación para la incidencia que realizan desde las mismas comunidades. Los participantes del evento aprovecharon para manifestar su apoyo a la Marcha por el Agua que culminó el viernes 22, y especialmente al CCDA que participó en dicha iniciativa.

En el tercer día, sobre la base de las experiencias presentadas en el Seminario y la visita en terreno, los participantes realizaron análisis grupales sobre los factores que obstaculizan y dificultan el acceso de los jóvenes a la tierra y la gestión de los territorios, y sobre el aporte de los jóvenes a las organizaciones campesinas y a lucha por la tierra. También identificaron estrategias o acciones efectivas para facilitar una mayor inclusión de los(as) jóvenes en el acceso a la tierra, la gestión territorial y las acciones de lucha y demandas por la tierra.

Para finalizar, cada grupo elaboró una propuesta (plan de acción) para implementar estrategias de intervención orientadas a mejorar el acceso seguro y sostenible de los jóvenes a la tierra y los recursos naturales, y a aumentar su participación en la gestión de los territorios rurales.

El Encuentro se realizó en el marco de la iniciativa multipaís Juventud Rural y Acceso a la Tierra que impulsa la ILC-ALC para contribuir a la generación de políticas públicas que respondan a las necesidades de desarrollo y de arraigo de los jóvenes en el campo y promover el enfoque de juventud rural y diálogo intergeneracional en la agenda de los derechos a la tierra. La iniciativa se implementa en colaboración con PROCASUR y con el involucramiento de otros 22 miembros de la ILC-ALC de 11 países comprometidos con promover los derechos de los jóvenes a la tierra y visibilizar su rol en el desarrollo rural. Las articulaciones y los aprendizajes que deja el evento permitirán que la ILC-ALC continúe apoyando el trabajo sobre juventud rural a través de una serie de planes de acción sobre el tema que serán implementados próximamente en la región.