Capítulo

Ecosistemas y la crisis climática

TR_climate_crisis
Ecosystem_Policies_ES.svg Ecosystem_Practices_ES.svg
La ILC desempeñó un papel en estos cambios. Siga leyendo el informe para saber cómo.

La crisis climática es la amenaza más grave a la que se enfrenta el planeta.

Sus consecuencias las sentirán más los más vulnerables: los habitantes de las zonas rurales, los pequeños productores, las personas que viven en la pobreza o casi en la pobreza y las comunidades marginadas.

Sin embargo, estos grupos -los principales constituyentes de la ILC- ya están desarrollando muchas habilidades y prácticas que la comunidad global en general debería apoyar y aprender, en términos de reducción de emisiones, adaptación al cambio climático y mitigación de sus efectos.

A continuación, describimos algunos de los proyectos que están creando resiliencia e impulsando el cambio, protegiendo los ecosistemas y a aquellos cuyos medios de vida dependen de ellos.

¿En quién confías para sanar nuestro planeta?

En 2021, la ILC se asoció con el Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas con el fin de aportar nuestra perspectiva colectiva sobre los derechos a la tierra a esta campaña dirigida por los miembros de la ILC, el PNUMA y la FAO.

Hechos destacados

  • Creación de mesas de trabajo sobre el agua en la Argentina, Bolivia, Paraguay y Venezuela para facilitar el diálogo entre los gobiernos y las OSC e impulsar la construcción de cisternas públicas.
  • La Plataforma Semiáridos contribuyó a garantizar con éxito un mayor acceso al agua a 2 500 familias campesinas y 5 000 familias indígenas de la región del Chaco.
  • La nueva ley forestal nacional descentralizó los poderes de decisión sobre los derechos forestales en Albania
  • La ILC se convirtió en socio oficial del Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas, proporcionando una plataforma para promover la centralidad de los derechos a la tierra para la acción climática

Soñando con agua en Argentina

The semiarid region where ILC Semiáridos initiative operates, covers 160 million hectares and 52 million people.

Historia de un miembro

¿Qué significan tierra, montaña y agua? Si no tienes la tierra no eres nada, la montaña es nuestro pulmón. Y el agua ... es vida. Tú, yo, nuestros hijos, nuestros nietos: si no tenemos agua, ¿cómo vamos a vivir? - Nestor Monte

En América Latina, las regiones semiáridas son ecosistemas donde las precipitaciones son menores que el agua que se pierde por evaporación, con ciclos estacionales húmedos y secos muy marcados y grandes variaciones de temperatura.

Estas regiones -en la Argentina, Bolivia, Paraguay, el noreste del Brasil, El Salvador, Nicaragua, Guatemala, Honduras y Venezuela- albergan una gran biodiversidad cultural, debido a la riqueza de recursos naturales y a la presencia de pueblos indígenas y comunidades rurales. Las regiones semiáridas en las que trabaja la iniciativa de la ILC, Semiáridos, abarcan 160 millones de hectáreas y 52 millones de personas.

En la Argentina, la iniciativa Semiáridos fue crucial para diseñar la Ley de Acceso y Gestión del Agua, que fue presentada al Gobierno de Salta durante el Foro del Agua en noviembre de 2019, y aprobada un mes después.

La ley garantiza un mayor acceso al agua a 2 500 familias campesinas y 5 000 familias indígenas de la provincia del Chaco semiárido.

Además, la IBC ha contribuido al desarrollo de 2 000 cisternas que han ayudado tanto a las comunidades rurales como a los pueblos indígenas del Chaco a acceder a agua limpia y corriente para ellos y su ganado.

Estudio de caso

Silvicultura y agricultura en Albania

Los bosques de Albania son un importante recurso nacional, pero el control centralizado durante muchas décadas no ha conseguido protegerlos.

Un estudio realizado por la Federación Nacional de Bosques y Pastos Comunales de Albania (NFCFPA) muestra que la renovación de los bosques es de 2 a 3 veces mayor cuando el bosque es administrado por los agricultores y los usuarios locales en lugar de estar incluido en áreas comunes o administrado por el gobierno local.

A través de la ENI de Albania, los miembros de la ILC y sus socios han desempeñado un papel clave en el proceso de reforma forestal nacional, llevando a cabo consultas a nivel local que, a su vez, informaron el diálogo nacional y la toma de decisiones

Un hito importante fue la aprobación de una nueva ley forestal nacional en 2020 después de muchos años de trabajo de la ENI con los parlamentarios y los ministerios del gobierno. La ley está teniendo un profundo efecto sobre los agricultores, las mujeres y todos los usuarios de los bosques, descentralizando los poderes de decisión y el control sobre los derechos forestales a los municipios locales. La ley permite el uso legal de los bosques por parte de las comunidades, autorizando la venta de productos forestales no madereros que antes eran ilegales.

Historia de un miembro

Como tantos otros agricultores, Florian depende del bosque para obtener alimentos, forraje y combustible. Pero la falta de infraestructuras básicas, como carreteras e irrigación, dificulta el desarrollo.

Florian Torba es un agricultor y usuario de los bosques de la región de Peshkopi, en el noreste de Albania. Más del 50% del país es tierra de pastoreo o bosque, pero utilizar esa tierra según prácticas sostenibles no siempre es sencillo.

La ENI de Albania está ayudando a crear confianza y asociaciones entre el Gobierno y la sociedad civil para establecer prioridades y aplicar soluciones a los problemas más difíciles de su país relacionados con la tierra.

También está ofreciendo apoyo técnico a agricultores como Florian y a las comunidades vecinas para que aprendan a plantar de forma más eficaz, entre otras cosas, acacias y nogales, plantas medicinales y productos forestales no madereros, así como a aumentar la población de abejas de la zona. Junto con los municipios, la comunidad local y el apoyo del FMAM en Albania, se plantaron 7 000 plántulas de álamo cerca de la orilla principal del río Devoll, para protegerla de la erosión y las inundaciones.

Gracias a estas colaboraciones -incluso con el Ministerio de Turismo y Medio Ambiente- la ENI de Albania ha podido contribuir a la redacción de una nueva ley para descentralizar los poderes de decisión sobre los derechos forestales a los municipios locales, lo que a su vez les permitirá llegar a soluciones y acuerdos con los agricultores directamente. También permitiría a los agricultores como Florian vender los productos forestales no madereros.

Para saber más sobre la historia de Florian y el trabajo de la ENI de Albania, haga clic aquí.

CAPÍTULO SIGUIENTE
Datos de las personas y asociaciones
Seguir leyendo
Image of Socio estratégico